sábado, 30 de octubre de 2010

Cuando te vi


Cuando te vi,
No sé si al instante,
O tal vez con el tiempo,
Supe que aquello
Calaría en el alma
Y muy probablemente,
En el pecho.


Cuando te vi,
Vi la luz,
Y creí en la esperanza
De un mundo mejor.
Y creí que aquello
Podría empezar por
A- para terminar, tal vez,
en –Mor.

Cuando te vi,
Aunque no sé si te vi,
Supe tanto,
Que olvidé lo demás.
Y olvidé, quizá,
El dolor de las despedidas,
El llanto de la ausencia,
El frío de la soledad.

Cuando te vi,
Si es que te vi,
Mejor hubiera cerrado los ojos.

2 comentarios:

Jan Puerta dijo...

A veces con los cerrados cerrados, seguimos viendo... sin querer.
Un abrazo

Saray dijo...

Cierto es Jan, a veces esconderse, no sirve de nada.