jueves, 20 de enero de 2011

Y cuando te vas...


Y cuando te vas,
vuelve este maldito
e insoportable
frío invernal.

Y envidio, entonces,
a tus sábanas,
y a tu piel,
por cubrirte
y abrazarte
como yo quisiera.

Y cuando te vas,
empiezo a contar,
de nuevo,
las horas que restan,
a un nuevo beso.

Cuando te vas,
y cierro los ojos,
y los abro,
y no estás.
Entonces,
tiemblo de miedo.
Dime, ¿volverás?

5 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Como dijo Carlos Chaouen "el amor que vuelves nuenca es el que tú esperabas", como si la ausencia crease un miedo infinito que nos hace aferrarnos a recuerdos y no ha personas.

Cuídate.

olvidatelasllaves dijo...

Respiro cierta felicidad y alegría...
y eso me gusta!
^^

Noee dijo...

Me encanto eso, y lei otras entradas que tamb me gustaron, te sigo. besitos

Liou dijo...

Interesante...

lau dijo...

hola