viernes, 24 de febrero de 2012

¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES!




Hoy quiero dedicarle este pequeño espacio a una persona muy importante para mí. Hace ya seis años, este mismo día, sonaba el teléfono; habías nacido. Y llenaste la casa de luz y color, de miles de sonrisas.
Deslumbraste al mundo con tus ojos azules y ese rubio platino que, lo sé, en unos años te hará irresistible (pero elige bien, eh?).
Me da una pena enorme no poder estar hoy ahí, contigo, para tirarte de esas orejitas y que, como siempre haces, soples las velas entre risas, y llenes la tarta de babas.
Pero lo prometido es deuda, pronto volveré para comernos esas toritas con chocolate que tanto te gustan.
Gracias por alegrarnos la vida, por obligarnos a sonreír cuando parece imposible, por tus abrazos incansables y tu karaoke en casa de los abuelos.
¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES DAVID!
¡Un beso enorme de tu madrina!

1 comentario:

Adolfo Payés dijo...

Que tierno escrito, Felicidades..

Un gusto pasar por tu espacio después de algún tiempo ausente..

Un abrazo
Saludos fraternos..
Que tengas un hermoso fin de semana..