domingo, 3 de febrero de 2013

Tiemblo

Tiemblo,
porque temo
a la fuente de los labios
que un día bebí;
al calor de las manos
que fueron mar de caricias y delirios.

Y tiemblo
si no lo tengo;
si no lo siento,
ni me sostengo.

Tiemblo,
y van por dentro,
dudas inciertas,
silencios cortantes,
ganas de más.

Y me encojo por dentro;
y se apagan mis miedos,
cada tarde de reloj,
cuando soy la espalda de la voz.

Y es tu piel marea viva
que juega con la arena de mi espalda;
que dibuja versos en mi orilla.

Tiemblo, y temo,
porque siento,
porque voy sin salvavidas,
directa al torrente de tus ojos.
Y es mi vida esta tormenta incierta que hoy alumbra.

Tiemblo a cada caricia,
al suspiro perdido,
a la voz en el silencio,
al querer y no saber.


Y tiemblo
si no lo tengo;
si no lo siento,
ni me sostengo.

Y si hoy tiemblo, ven.
Que no hay vida firme,
ni mar sin arena,
ni dudas infinitas.
Que si tiemblo, es porque
 no sé mirarte sin temblar. 



5 comentarios:

Al Herrera dijo...

Sabes que un poema es bueno cuando te identificas en él, y quieres dedicarlo. Me alegra haber comenzado a leerte con éste.

Sara dijo...

Creo que temblar es importante, me gustan las personas que lo hacen, y que no lo esconden.

Mateo Cappelli dijo...

Buenas noches amigos:
Les dejo el link del blog que abrí recientemente donde voy subiendo parte de mis escritos. El que quiera pasar, sera bienvenido. Saludos desde La Plata,Buenos Aires, Argentina

http://delcuartodelfondo.blogspot.com.ar/

Oski dijo...

Pero temblar es la base de todo...
Creo que si algo o alguien nos hace temblar es porque es importante en nuestras vidas.

Siempre que te haga temblar de esta manera, claro :-)

Camila dijo...

La poesía me estimula a trasladarme con la mente a diversos sitios y me sirve para explicar cosas de mi vida. Es por eso que me gusta leer a distintos autores. Aunque en este momento estoy buscando la definicion quimica organica ya que necesito rendir un examen de dicha materia