domingo, 27 de febrero de 2011

Wikileaks, protagonista del futuro del periodismo



El pasado 23 de febrero de 2011 el auditorio Reina Sofía de Madrid sirvió de escenario al esperado debate entre los directores de cinco de los principales diarios del mundo,
Javier Moreno (El País), Silvye Kauffman (Le Monde), Bill Keller (The New York Times), Georg Mascolo (Der Spiegel) y Alan Rusbridger (The Guardian).

Estas cinco personalidades del mundo de la comunicación dieron a conocer sus opiniones sobre el polémico Wikileaks y su impulsor Julian Assange; y, aunque en un segundo plano, el futuro del periodismo.

Sin duda la tecnología fue la protagonista de tal acontecimiento.
Black-Berry, Iphone, Ipad… llenaban la sala.De fondo, en la gran pantalla, Twitter retransmitía lo que allí se iba sucediendo.
Lo que tal vez no esperaba la organización, era que los Twitts de los allí presentes se volverían en su contra, apareciendo continuas quejas sobre la falta de debate a cerca del futuro del periodismo (pues el público estaba formado en su mayoría por estudiantes de periodismo) y el continuo afán por tratar de defender la emisión de cables en los diferentes diarios puestos sobre la palestra.

Tras un pequeño video introductorio sobre el trabajo que el diario El País llevó a cabo con los cables de Wikileaks; Javier Moreno, director de dicho periódico, comenzó a poner sobre la mesa diferentes cuestiones.
¿Se puede perseguir a Julian Assange por conseguir información y publicarla? ¿Ha conseguido Wikileaks producir un cambio en el periodismo de la actualidad? ¿Se deben publicar los cables tal cual, o es necesario un trabajo previo de elección y elaboración de las noticias? ¿Es Assange periodista, fuente, editor…? ¿Tiene por tanto los mismos derechos que otros medios de comunicación? ¿Qué hay del futuro del periodismo y el negocio como tal?
Estas fueron algunas de las cuestiones sobre las que cada uno de los cinco dio a conocer su particular veredicto; no en vano, ambos coincidían, en la mayoría de los casos en sus opiniones personales al respecto.
En todo momento se procuró defender la imagen de Julian Assange como fuente y periodista; un hombre que ha conseguido dar un cambio al enfoque periodístico de actualidad y que ha hecho plantearse a todo el mundo qué derechos tienen los medios para publicar; los gobiernos para defenderse; y los ciudadanos para conocer la realidad.
Finalmente, llegó el que, en teoría, era el tema principal del acto: el futuro del periodismo.
Todos coincidían en que sí existe futuro del periodismo; que, como aseguraba Bill Keller, “Cada vez que ha habido una nueva oleada de tecnología se ha pensado lo mismo”; mientras, Mascolo rompía los aplausos en la sala afirmando que el problema está en permitir que un café del Starbucks sea más caro que una revista.

Saray Alonso Sierra

1 comentario:

Ladrón de Guevara dijo...

Gracias por la crónica. Yo no soy periodista, y en mi profesión chocamos mucho con lo que algunos periodistas (que buscan fama, morbo y algo que llevarse a la redacción) hacen a las noticias.

Wikileaks ha sido como una gran piedra en un río. Si la piedra ha tocado suficientemente el agua, puede haccer surgir dos río con dos direcciones nuevas, o cambiar el curso del río.

¿Pero que pasa si la piedra se sumerge y al final el río no sigue su curso? En mi opinión el periodismo es el mejor arma para combatir la corrupción de los estados, y denunciar injusticias. Sin embargo, esa meta hace años que había sido olvidada.

En cualquier caso, espero que tengas razón y Wikileaks haya cambiado algo en la forma de hacer periodismo, y en la conciencia de quien ejerce esa profesión.

Cuídate.

p.d: Gran resumen, gracias.