domingo, 6 de julio de 2014

Piñata para una vida

Sumerges tu mano
Bajo mi falda
Con la cara de un niño
Dispuesto a robar
Su primera golosina.

Y a pesar de saber
Que no soy el primer dulce
Que te llevas a la boca
Traigo conmigo los nervios
Del primer escondite de la infancia.

Debo confesar
Que no hay mayor regalo en la vida
Que ver en tus ojos claros
Las ganas de apagar todas las luces,
De cerrar las fronteras que nos separan del mundo,
Y llenar de calor los metros que nos rodean.

A fin de cuentas,
Y hablando claro,
Debo confesar que
Nada me pone más que tu risa
En mitad de un beso
Que al mirarte,
Ato las horas con orgasmos incansables,
Que el día que decidas huir,
Al niño de las golosinas
Pienso regalarle
Una piñata
En la que quepamos
Tú, yo, y el mar.



2 comentarios:

Carlos Angulo dijo...

Muy buena, saludos
y perdon si me he entrometido

Victor A. Muñoz dijo...

Llena de pasión, sentimientos, a la vez que tierno... buenisima... creo que vas a tener un fan más a partir de ahora...