lunes, 30 de marzo de 2009


Un cambio brusco en el tiempo,
Primavera, color, felicidad,
Dejan atrás el frío invierno
Y este corazón helado,
Condenado, tal vez, al olvido.

Y puede,
Que no sea buena recordando nombres,
Pero si esos momentos especiales,
La primera mirada del día,
El último suspiro en la noche,
Cuando los sueños se vuelven realidad
Y nada tiene sentido,
Si no es contigo, la verdad.


Y siento ese deshielo,
En el alma y en el pecho,
Un brote de inspiración,
Quizá se deba a eso que llaman amor…

Y digo quizá,
Porque si sé restar,
Sé sumar,
Pero no amar…

Tan sólo sé,
Lo que hay tras tu mirada,
Cómo late el corazón,
A tu llamada,
Como, sin esperarlo,
Llegó a mi
Eso que llaman primavera
Eso que llaman ser feliz.

Y hoy, no escribo para mi...

3 comentarios:

May dijo...

q bonito lo q escribes, me gusta mucho. Y las fotos!
Me pasaré a visitarte

Ladrón de Guevara dijo...

bonito escrito. Como siempre.

Anónimo dijo...

Excelente Saray, un buen ritmo que es lo más difícil de conseguir para mí.