domingo, 14 de junio de 2009

Cojo el autobús, como cada mañana
Y dormida, recorro esa pequeña ciudad,
Nuestra ciudad.

Paseo sin pensar, mientras, canciones de amor,
Y en cada esquina, se esconde un beso,
En cada portal, un abrazo perdido,
De esos que un día me diste.

Caras conocidas, las de cada día,
Sonrisas dedicadas a la indiferencia,
Miradas perdidas en cada parada,
Un día más, sin ti…

Y los días pasan,
Las horas se pierden,
Las risas lloran,
Y pierde sentido,
Todo final feliz,
Sin ti, nada es igual.

1 comentario:

Ladrón de Guevara dijo...

Si duda las cosas nunca vuelven a ser las mismas después de cada amor, o de cada sentimiento.

Pero hay que seguir adelante, sin ello, el futuro no sería más que una copia de la nostalgia.

Me ha gustado mucho. Cuídate

p.d: Gracias por tu comentario. No se que he hecho que lo he borrado y no he podido autorizarlo en el blog, pero lo he leído.