miércoles, 17 de junio de 2009

Tu juguete roto, eso soy.

Habían llegado los reyes,
Él triste, sin su juguete,
Todos parecían felices,
Con la novedad en sus manos.


Más pronto que tarde,
Llegó su oportunidad,
Cerró los ojos,
Y se dejó llevar.

Todo cuanto deseo tenía,
Todo cuanto espero hoy olvida,
Una sonrisa en su cara de niño,
Inunda los días de felicidad.


Pasaron los meses,
El juguete iba dejando paso
Nuevas novedades,
La indiferencia llenaba ahora sus días.


Pasó a la historia,
Otro juguete roto,
Otro del montón,
En eso me convertí,
La primera de muchos juguetes rotos, olvidados…

Quien sonríe y entiende,
Quien ama y comprende,
Quien olvida y te recuerda,
Quien intenta pegar sus piezas rotas,
Mientras él,
De juguetería en juguetería,
Mantiene, a la orden del día,
La novedad.

Programada para amar,
Para sentir,
Para comprender,
Y, tal vez, para sonreír,
Mientras me dejas sin pilas,
Olvidando aquel día,
En que aparecí,
Envuelta con un lazo,
Flamante, sin estrenar.

Tu juguete roto, eso soy, eso fui.

2 comentarios:

May dijo...

q bonita, me ha gustado muchisimo.

Ladrón de Guevara dijo...

Me ha gustado mucho, sobre todo el final, ese último verso destroza todo.

Un saludo.