domingo, 10 de enero de 2010

No me lo podía creer...


"No me podía creer que fuera a resfriarme justo ese día.
No me podía creer que le tuviera que decir que no podíamos coger el tren y escaparnos juntos, que tuviera que quedarme en casa con mi vestido nuevo.
Y como no me lo podía creer, no me lo creí."


He aquí uno de los últimos anuncios de "Frenadol".


¿Qué fácil parece todo no?

¿Sabeis?, hace unos días pude ver como se habría un año nuevo con el recuerdo de todos esos niños y adolescentes que llevan meses en paredero desconocido; vi abrir un nuevo año de conflictos políticos que se convierten en guerras, atentados, muertes de cientos de inocentes... Celebré el nuevo año por las calles de mi ciudad, y mientras todos ibamos impecables y disfrutabamos de una gran noche, dos hombres se arrodillaron ante nosotros pidiendo limosna.


¿Sabeis? Yo tampoco me lo quería creer, pero no tuve más remedio que creerlo.


Ojalá pronto todos se quiten esa venda de los ojos que les impide ver la realidad. Ojalá este nuevo año las autoridades de nuestro país, y por qué no, del mundo entero, se lo crean, porque aunque duela, esto es así.

3 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Me temo Saray que la gente no tiene una venda en los ojos que le impide ver. Esa venda se la pusieron hace tiempo para poder ser felices, sin saber ni importarles una mierda que otros sufran mueran, malviva o sangren.

Quizá el problema no está en la venda, sino en quien le interesa que esa venda siga allí.

Mientras haya frenadol, ¿Por qué preocuparse de un resfriado?

Cuídate.

Felipe dijo...

Ojalá todo se curara con un frenadol
un saludo y feliz 2010

Ansha dijo...

La unica manera de curarnos de este resfriado eterno es tener frenadoles como tu, como otros muchos que gritamos, escribimos, pensamos y luchamos porque las cosas no siempre sean tan feas como en un resfriado...