martes, 2 de marzo de 2010

La pintura...


Nuestras relaciones personales son como la pintura.

Mientras la usas, dan el mayor colorido que te puedas imaginar. Pintan de alegres colores(o tal vez no tanto)tus días, y hacen de tu vida un arcoiris de felicidad.

Mezclas, pruebas... Unas veces sale bien la mezcla, otras... podía haber sido mejor, pero así es la vida, así es la pintura...

Con el tiempo, inevitablemente, la pintura termina por secarse. Es entonces cuando tiramos la toalla y compramos otro bote nuevo, o tal vez lo intentemos, y hagamos una mezcla con agua que tan sólo conseguirá hacerla más líquida y escurridiza; como las relaciones personales.


... y tu paleta, ¿también está seca?

1 comentario:

Ladrón de Guevara dijo...

También se puede utilizar un barniz que no destruya los colores y la mantenga siempre reluciente...