lunes, 8 de noviembre de 2010


El tiempo ha pasado,
las cosas, por su parte,
no han cambiado tanto.

Sigue lloviendo,
fuerte e incesante.
Sonrisas a cada paso,
miradas complices,
abrazos de reencuentro.

La brisa del mar,
frío otoñal,
verde esperanza.

Hasta pronto.

1 comentario:

Ladrón de Guevara dijo...

Tus versos siguien siendo una interrogante dulce y violenta al mismo tiempo.

Cuídate.