martes, 23 de febrero de 2010

De lo incomprensible de esta vida...


A menudo siento como las nuevas tecnologías nos pisan los talones tan de cerca que no podemos escapar.

Una gran ventaja, sin duda, esta de vivir en pelno siglo XXI, donde desde tu casa optienes todo cuanto necesitas, o al menos la gran mayoría de las cosas.

Pero esto de ir a la moda se nos está escapando de las manos.
Poco a poco vamos cambiando los libros de bolsillo por el libro electrónico, los casetes por los CD's, los CD's, por los MP3, los MP3 por los MP4,estos por los ipod y así, con el tiempo todo queda atrás y no conseguimos correr a la velocidad de las nuevas tecnologías.

Cada día es más frecuente encontrarte a gente que toma un café mientras ojea las noticias en su portatil, o que tal vez esté descubriendo a su gran amor en las redes sociales.

Pero esto llega a extremos insospechados. Y a las pruebas me remito. Me encontraba este domingo en el teatro Filarmónica de Oviedo, concretamente en el concierto del grupo de actualidad El sueño de Morfeo. A mi lado un par de chicas poco mayores que yo, de unos 20 años. En los minutos previos al inicio del concierto, comprobaban una y otra vez su black berry. Pensé: estarán nerviosas, igual son super fans.

Pero se ve que no, pues se pasaron todo el concierto chateando con su nuevísimo móvil, agenda, ordenador.... ¡Lo que sea ese bicho!

Realmente me parece excesivo. ¿Quién paga un concierto para dedicarse a chatear?

Sinceramente, desde aquí les recomiendo a estas chicas que directamente se pongan un CD en su casa y chateen tranquilamente con quienes quieran, al fin y al cabo, el resultado será el mismo.


Adiós a la mágia del directo.


Foto tomada en el concierto.

1 comentario:

Ladrón de Guevara dijo...

a lo mejor estaban chateando con alguno del grupo, porque si no no entiendo que pierdan una oportunidad así.