domingo, 11 de abril de 2010

Volviendo sobre palabras ya escritas.


¿Habéis oído eso de por la boca muere el pez?

Pues es algo que me han repetido muchas veces, pero ya se sabe, el hombre es el único animal capaz de tropezar en repetidas ocasiones con la misma piedra.

Hace tiempo escribí un pequeño artículo que será publicado en la revista de mi instituto y del cual creo tener que retractarme y hacer alguna aclaración.

El fragmento del que os hablo decía así:
“Deparo en un par de noticias que me hablan de la Llingua asturiana, la primera hace alusión a un intento de expansión de dicho dialecto en los colegios concertados, la segunda, y sin duda la mejor, dice el titular: “Una universidad checa impartirá estudios de asturiano”. Lo siento, no pude aguantar no reírme, y según vi en ciertos comentarios al periódico, esta reacción fue más que típica. Vamos a ver, ¿cómo van a hablar los checos la llingua asturiana, si ni siquiera los asturianos la hablan ni la estudian? Entiendo el ímpetu por intentar que no desaparezcan dialectos como este pero…seamos realistas.”

Quizá mi tono no haya sido el adecuado.
Me reí sí, pero fue una risa irónica, tal vez de lástima.
¿Por qué? No porque los checos estudien asturiano, ni mucho menos; sino porque me parece… tal vez triste, que sean otros lo que tengan que sacar adelante nuestra tradición, nuestra historia.

Creo que hoy en día, para la mayoría de estudiantes de mi edad el estudiar asturiano resulta algo arcaico, totalmente desvalorizado. Lo siento, y lo siento porque sé que hay excepciones, y que hay personas que hablan asturiano de continuo y me parece más que estupendo, pero la sociedad va creciendo, y cambiando, y aparecen cosas buenas y malas, igual que desaparecen cosas buenas y malas.

Sería una pena que desapareciera el asturiano, yo misma firmaría para que no ocurriera, pero lamentablemente no podemos luchar contra la evolución de una sociedad que decide su camino.

De aquí a unos años, seguirá habiendo grandes defensores de la llingua, y quién sabe, tal vez se retome el interés masivo por la misma, ojala sea así.

Como veis, sigo pensando lo mismo, pero he intentado cambiar las formas.
Porque a veces no nos expresamos todo lo bien que quisiéramos y las palabras se vuelven cortantes e hirientes para los demás, y eso es lo último que yo espero cuando cojo el folio en blanco y me pongo a escribir.


Porque escasas veces escribo para mí.

Siento el malentendido.

Y aprovecho para dejar una poesía en asturiano.

Anatomía del Dolor (I)

La vida sigue ensin min,
La xente que sal y
Saluda a los suyos,
Esta tarde que llega inexorable,
El día que pasa ensin metáforas
De nada,
El día a seques.
Como’l dolor.
La vida sigue’l so camín
Ensin mi nin siquier
s’entera.

Berta Piñán.

1 comentario:

mikilopez dijo...

Después de leer tu comentario y tu rectificación sobre el texto que escribiste para el instituto, vuelvo a sentir una pena terrible por la situación de la Llingua asturiana. Lo primero de todo es discrepar por tu definición de dialecto. No quiero entrar en la etimología de una palabra que menosprecia a una lengua milenaria como la nuestra. Y no la menosprecia el término en sí. Encasillar al asturiano como "dialécto" lo deja fuera de todas las medidas de protección de la que gozan el resto de las lenguas de este pais. Y eso es una condena a muerte. Si como tú dices, la mayoría de los asturianos lo único que sienten por el bable es pena por su desaparición, pues no seamos hipócritas y dejemos que se muera en paz. No gastemos más dinero público en incapaces "leyes de uso y promoción" que se incumplen una y otra vez
A mi lo que me da pena es que yo, que me crié en un entorno de falantes, soy incapaz de escribir en asturiano por total ignorancia gramatical. Toco de oido. Pienso en asturiano pero escribo en castellano. Y me da pena que mi hijo mayor, que oye a sus padres continuamente hablar en amestao (eso si es un dialecto del asturiano), es incapaz de asimilarlo y usarlo porque en su entorno escolar ya está totalmente aniquilado, menospreciado y enterrado.
Del otro lado del Eo ya han iniciado su batalla para conseguir la oficialidad de la lengua gallega en territorios de la fala que llega hasta Navia. Y os garantizo que es cuestión de tiempo, porque los asturianos occidentales (el 95% son bilingües reales) acabarán cediendo a las posiblidades que les dará la entidad gallega para la protección del tesoro cultural de su lengua. Si no al tiempo....
Entiendo tu opinión, la respeto y la asumo. Pero me muero de pena al imaginar que esa es la opinión generalizada de tu generación.
Saludos amiga.