miércoles, 15 de octubre de 2008

ALEJANDRO FILIO - UN PRECIO (UN SECRETO A VOCES)


Y cuando empezó a tener un precio tal vez cuando un necio a la luz se miró y vio que a su lado despiadado el frío sin techo ni abrigo otra vida cobró
O fue cuando el hambre terminó con Eva y le dijo prueba, el reptil seductor vaya precio que paga, vaya precio que paga vaya precio que paga por vivir el amor
Cuando un hombre debe más de lo que comese entiende que entonces la teoría falló porque aferrada y gorda la ambición respiraen otra barriga, en otra mansión
Siempre trata el hombre de curar sus males siempre tanto vales, tanto curarás vivo sigue el mal mientras el bicho exista y corra el socialista tras del capital
Seguimos subidos todos en un globo buscando acomodo sin poder bajar y nunca ha faltado quien le ponga el precio al silencio, al tiempo, a la luz, a la paz
Al derecho ajeno y al respeto mismo a la piel, al vicio o a la libertada la sinceridad, a la complacenciaal mar, a la ciencia y hasta la verdad
------------------------------------------------------------------------------------------------
Y es que hoy por hoy, en esta vida, todo tiene un precio, pero ¿a caso podemos poner precio al valor de la amistad, al valor de una conversación, a esa mano tendida tras cada caída, a los momentos cómplices, al amor, a la sinceridad, al cariño…?

Aunque parezca mentira, hoy en día, siguen existiendo cosas que no se pagan con dinero, cosas realmente verdaderas, y cuyo valor es tan grande, que todo el oro del Mundo no podría pagarlo.

4 comentarios:

Sole dijo...

Una de esas cosas que son impagables, es poder tener como confidente a una persona como vos...Gracias!

Que suerte que te gusto Filio :)

"...y corre el socialista tras el capital..."

Besos

Ladrón de Guevara dijo...

Por suerte lo más importante no se puede comprar, ni pagar con dinero.

Por suerte, todavía queda gente que cree que el dinero no es más que un inventó para no sentirnos todos iguales, para marcas diferencias inexistentes.

Si no existiese el dinero ¿Acaso no serían los países productores más ricos que aquellos que se basan en bienes y servicios?

Un saludo y gracias por las palabras...

Sara dijo...

Sí, hay muchas cosas que el dinero, y esperemos por mucho tiempo, no es capaz de comprar.

Debe ser por eso que cuesta tanto de conseguir, cosas como un café acompañado de una buena conversación, un abrazo, un amigo que siempre está ahí, alguien que sabes que nunca te fallará...

ChAnd dijo...

¡Qué bien que te gusta Alejandro Filio! (y también es bastante bueno su hermano David).

La cosa, mi querida Saray, es que al cabo de la vida y de tanto y tanto camino... una, en lugar de encontrar, se pierde; se pierde enmedio de los deseos de poder, de tener, de tener más y más y más, para asegurar su vejez, para dar a sus hijos, para enfrentar este mundo terrible que todo lo pasa por el rasero del "cuánto"...

Seamos razonables pues, y repensemos sobre qué es lo realmente necesario... todo lo demás son puras tristezas, desperdicio de vida. ¡Salud! y un abrazo.