miércoles, 1 de octubre de 2008

Hay veces que tienes esos días raros en que no sabes qué pasa.
Días en que “últimamente no sé qué pasa, me pesa más el cuerpo si me siento más vacío”.
Piensas…¿qué va mal? Y no sabes contestarte, es tan difícil entendernos a nosotros mismos…que creo, deberíamos inventar un libro de instrucciones para poder resolver estos días en que el estómago, vacío, pesa como un puñado de piedras que desearía, como Amelie, hacer rebotar contra el agua del estanque.

Pero bueno…así de especial y complicado es el ser humano, así nos hicieron y así somos….soñadores, reflexivos, especiales…todos y cada uno de nosotros.

Dejando de lado esto, quería hacer mención a algo que, haciendo mis deberes de Ciencias para el Mundo contemporáneo, encontré, y que casualmente tiene que ver con el Principio de Incertidumbre que tanto me gusta.

Congreso de Solvay de 1911.
La anécdota de aquel encuentro la protagonizaron las dos figuras de la época: Einstein y Bohr. Cuando ambos discutían sobre el principio de incertidumbre de Heisenberg, el primero hizo su famosa objeción:
“Dios no juega a los dados”
a lo que Bohr replicó:
“Einstein, deja de decirle a Dios lo que debe hacer”


A parte de esto, dejo la letra de una Canción de Tontxu.

- TODOS DICEN TE QUIERO
Todos dicen te quiero no te vayas nunca te prometo el cielo todo dicen palabras y aquellas palabras se las lleva el viento Mientras tanto destiñe el color de tu príncipe azul en los besos de los hombres que pasan de la sombra que dejan y de lo que se llevan Nadie dijo te quiero pensando primero que no eras un juego Nadie dijo palabras pequeñas palabras que salen de dentro Mientras tanto...

5 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Un texto de tres partes, necesita tres respuestas.

1- Creo que los días tristes, raros, son aquellos que nos sirven de punto de apoyo. Son aquellos que nos harán darnos cuenta de las cosas. Cambiaremos con estos días, para bien o para mal, pero nunca dejaremos de aprender.

2- El principio de incertidumbre es la aportación, a mi entender más científica de la historia. Y te agradezco la anécdota enormemente. Me ha gustado.

3- Esa canción habla de hombres que no aman. Pero también habla de personas que no supieron escuchar al hombre correcto, o no quisieron verlo...Es cuestión de tiempo escucharlo...

Un saludo. Me ha gustado la entrada de hoy.

Sara dijo...

Yo también ando pasando uno de eso días raros, bueno supongo que lo mío es más bien una temporada rara.

Pero, ¿sabes? Creo que en el fondo me gustan esos días; no creer siempre que todo ocurre de forma casual o trivial, me gusta tener que ponerme a pensar, pensar sobre mí, aunque sepa que no voy a llegar a ninguna conclusión...

Supongo que, con el paso del tiempo, uno se va dando cuenta de que, como dice Ismael, no hay respuestas, sino cada vez más preguntas, y que los días tristes, solo son un preludio para después saborear un poco mejor los días que nos regalan un poquito de felicidad.

Qué sería del mundo sin El Principio de Incertidumbre. ¿Acaso no es mejor que haya preguntas sin resolver?

Un beso, me ha gustado tu blog

javixu dijo...

Me ha gustado tu texto.

1 besote, soy un recién llegado...

Sole dijo...

Saray...un poquito tarde pero paso...:)

Hermoso lo que escribiste..somos raros, dificiles, no nos conformamos con nada..creo que ni un libro de instrucciones nos ayudaria

Pero debemos ser menos exigentes...y contentarnos con las pequeñas cosas que la vida nos regala!

Nunca dejes de soñar despierta :)

besos

Sara dijo...

Saray, gracias a ti por pasarte, me alegra saber que compartimos tantas cosas,

Un beso,