miércoles, 3 de diciembre de 2008

Te perdí, y no supe qué decir.

Suena el teléfono, llega una carta,
se disparan las alarmas, falsas esperanzas,
añoran tu llegada.

Billete de ida, olvidando el camino de regreso,
y yo, sentada, frente a la chimenea,
viendo arder nuestros sueños, sin saber qué hacer,
viendo huir tu recuerdo sin saber qué decir.


Pierdo el control de mi vida,
el corazón ya nunca olvida,
cuanto pude hacer por ti,
y aún así, te perdí.


Y sueño con que vuelves,
me rescatas de esta horrible pesadilla,
de la que ya no sé salir, todo por no saber qué decir.

El frío recorre ahora mi espalda,
y ya, no espero tu llegada,
sólo puedo mentir, vivir o Morir sin ti,
aún así, nunca dejarás de existir en mí.

Pierdo el control de mi vida,
el corazón ya nunca olvida,
cuanto pude hacer por ti,
y aún así, te perdí.

4 comentarios:

Sole dijo...

Creo que esa persona ha perdido, no vos...porque seres como ti hay muy pocos

Hermoso y clara expresion de sentimientos

besotes

Ladrón de Guevara dijo...

Muy bonito...Melancólico...Y como dice Sole, muchas veces nos sentimos verdugos...sin sentido ni razón.

Un saludo.

Sara dijo...

Yo también tengo esa sensación con una persona, sucedió hace ya tiempo, pero me sigo sintiendo igual.

"... cuanto pude hacer por ti,
y aún así, te perdí..."

Supongo que al final, lo que queda, es no repetir los mismos errores en el futuro. El problema es que yo sigo sin tener claro cual fue el error.

Un beso,

javixu dijo...

A veces desaparecen y no sabemos el motivo ni el porqué.
Es duro el amor, y el desamor...
A ver si para la próxima tenemos más suerte.
Besitos!