miércoles, 24 de septiembre de 2008

Del Diario de María (protagonista de la novela ”Once Minutos” de Paulo Coelho).

Si tuviese que contarle hoy mi vida a alguien, podría hacerlo de tal manera que me verían como una mujer independiente, valiente y feliz. Nada de eso: me está prohibido mencionar la única palabra que es mucho más importante que los once minutos: amor.

Durante toda mi vida he entendido el amor como una especia de esclavitud consentida, Es mentira: la libertad sólo existe cuando él está presente. Aquel que se entrega totalmente, que se siente libre, ama al máximoY el que ama al máximo se siente libre.Por eso, a penas de todo lo que pueda vivir, hacer, descubrir, nada tiene sentido.
Espero que este tiempo pase de prisa, para poder volver a la búsqueda de mí misma, bajo la forma de un hombre que me entienda, que no me haga sufrir.Pero ¿qué estoy diciendo? En el amor, nadie puede machacar a nadie; cada uno de nosotros es responsable de lo que siente, y no podemos culpar al otro por eso.Me sentí herida cuando perdí a los hombres de los que me enamoré. Hoy, estoy convencida de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Ésa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo, sin poseerlo.

4 comentarios:

Gaviota dijo...

Muy cierto nadie pierde a nadie, pero en ocasiones hacemos tantas cosas y esa persona se marcha...:(

Sole dijo...

ups...que justo leo esto Saray, termino de ver nuevamente Amelie por vez numero..no recurdo cuanto y he llorado puff ...

Al margen que cierto, pero dificil de llevar a cabo a la vez eso de tener lo mas importante sin poseerlo..

Porque cuando el se va...:(

besitos

Ladrón de Guevara dijo...

Yo creo que nadie pierde a nadie, el problema es dejar marchar algo por no lucharlo. Y el problema de no lucharlo es el miedo preciso a perder lo que no se tiene.

Un saludo.

Nafrayu dijo...

el amor ha de ser libre...compartido...sentido...si dejamos marchar a alguien por las cosas que hacemos...es porque estamos perdiendo ese amor...y la libertad de amar...y ser amados...

suena pila filosófico...pero creo que es así...cuando ya no una pareja...si no los amigos...cuando notas que te dan de lado...dejas de amar...y quedas libre por ello...