domingo, 21 de septiembre de 2008


Y sin esperarlo, llamó a mi puerta,
Un cúmulo de sensaciones abarrotó las calles del centro,
El gris de la rutina se volvió del color que deseaba,
Ya llegó la primavera…a su Corazón.

El azul del cielo,
Se tiñó con vetas de un rojo atardecer.
Bajo las velas de un velero recién estrenado,
Las estrellas iluminan el porvenir de esta Canción.

Las viejas mantas de invierno,
Vuelven al altillo del armario,
De donde, por mucho tiempo,
No deberán salir.

Ahora no existen fríos ni temores,
Existen caminos de libertad,
Bañados por los cálidos olores,
Que esconde un nuevo amanecer.




Y hoy, estas humildes líneas que ayer me salieron, se las dedico a la que hoy, es una gran confidente para mi, a ella, que aún en la distancia, aún con el inmenso océano de por medio, sabe mirar más allá y llegar a la verdad. Sabe escuchar y ayudar, hacer que de lo simple que puede parecer una conversación, salga un apoyo, una confianza.

Para ti Sole, gracias por todo.

3 comentarios:

Sole dijo...

Saray, me emocionaste y me gusto muchisimo lo que escribiste...
No creo merecer tanto, ya es mas que suficiente tenerte siempre ahi al otro lado, ayudandome a resolver mis cosas...

En estos casos, no tengo mucho para agregar porque se me hace un nudo en la gargante. SOLO AGRADECERTE POR CONFIAR EN MI, Y DEJAR QUE YO LO HAGA TAN TRANQUILAMENTE Y FELIZMENTE EN VOS...

Gracias a la vida, por haberte puesto en mi camino..

Y sabes,...pienso que en estos casos el inmenso oceano, es tan solo un charco que ambas podemos saltar y hasta tomarnos de la mano cuando alguna de nosotras lo necesitamos..al menos eso es lo que siento

Un beso grande, tq

i dijo...

Que bonito escribes, pues sabes puedo recordar y hasta imaginar estar en ese velero, con la mujer que me ha impresionado, y ha teñido de color a mis ultimos dias.

Enhorabuena por la confidencia que han logrado.

Dos besos,como en Gijon

Ladrón de Guevara dijo...

El cambio trae consigo nuevos caminos... habrá que aprovecharlos...

Un saludo.